Se han perdido 2.449 empleos en el Huila

// Las microempresas dejaron de recibir ganancias o utilidades por valor de $28.193. 175.750.

 

 

De acuerdo con las cifras a nivel nacional de Fenalco, el 10% de los comercios han cerrado de forma permanente y el 24% de los establecimientos han cerrado temporalmente sus actividades.

Pérdidas económicas durante confinamiento.

Generación de empleo de la microempresa en el Huila.

 

La mayoría de este sector tuvo que cerrar las puertas de sus establecimientos por las medidas adoptadas a nivel nacional, situación que generó que muchos de estos establecimientos presentaran perdidas incalculables, despidos y en muchos de los casos clausurar definitivamente los locales porque ya no podían devengar ingresos económ

 

De otro lado, la Asociación de Empresarios Unidos de la Microempresa, ASOMEUN, realizó un detallado análisis desde el 24 de marzo al 31 de mayo sobre de la situación de las 6.075 microempresas que hay en el departamento; arrojando así un panorama desalentador para este sector.

 

Nosotros teníamos 14.489 empleos directos y 4.908 indirectos. Al primero de junio se han perdido 2.449 empleos en las 6.075 microempresas del Huila; esto es la consecuencia de que las ventas diarias promedio de todas las microempresas eran de $1.634.387.000. En los 69 días de la cuarentena por covid-19 se han dejado de vender $112.772.703.000, lo cual, de lógica, las microempresas dejaron de recibir ganancias o utilidades por valor de $28.193. 175.750. Esta es la verdadera crisis que queremos que entiendan los gobiernos locales y el señor gobernador del Huila”, reveló Zoilo Chaux, presidente de la Asociación de Empresarios Unidos de la Microempresa, ASOMEUN.

 

De acuerdo con la encuesta Bitácora Express realizada entre el 26 y el 28 de mayo en diferentes ciudades del país, el 10%, unos 80.000 establecimientos de comercio formales cerraron sus puertas definitivamente, ante la insostenible falta de ventas, liquidez y acceso al crédito, producto del extenso aislamiento obligatorio por Covid-19.  Además, la situación ante cada nuevo día de cierre produce que el 19%, siga considerando cerrar el negocio o entrar en el proceso de ley de insolvencia.

 

Según Jaime Alberto Cabal, presidente de FENALCO, las cifras son dramáticas y cada día que pasa sin abrir el comercio se agudizan. “Sin embargo queremos destacar los ingentes esfuerzos de los comerciantes colombianos por mantenerse a flote y enfrentar la adversidad. Es necesario que ante esta situación el Gobierno Nacional, consensuadamente con los alcaldes, aceleren la reapertura inteligente de los sectores, incluidos en el decreto 749, entre ellos, el comercio al por menor y los centros comerciales, especialmente de las ciudades que quedaron excluidas, como Bogotá, Cali, Cartagena y Barranquilla poseedoras de un gran número de establecimientos comerciales”.

 

La reapertura de estas ciudades se podría hacer de manera zonificada o por sectores y barrios de la ciudad, donde los casos de contagio no existan o hayan sido mínimos. “El comercio organizado está preparado con todos los protocolos de bioseguridad para minimizar los riesgos”, agregó.

Los auxilios financieros siguen sin llegar

 

Tal como lo evidencia la encuesta, el 36% de los empresarios ha logrado continuar operando con dificultades, 20% ha vendido mediante comercio electrónico y un 15% ha diversificado sus actividades y se ha acomodado a las actuales circunstancias. Sin embargo, la Bitácora Express revela que el 73% de los comerciantes continúan sin obtener recursos de crédito y aunque en mayo respecto a abril mejoró el acceso, al pasar del 6% al 27%, de este porcentaje 26% revela que la cuantía fue insuficiente o las condiciones de tasas de interés muy altas.

 

“Lo anterior demuestra que la única forma de volver a vivir es abrir”, concluyó Cabal Sanclemente.

 

El sentir generalizado de los empresarios es que el sistema financiero no ha sido eficiente para dar solución favorable a las solicitudes de crédito. Varios de los consultados manifiestan que los trámites son complejos. “No creo que pueda acceder al auxilio para el pago de la prima a mis empleados: los bancos no ayudan”, dicen varios de los consultados.

 

En la encuesta realizada por Fenalco, refleja que sin un apoyo decidido del gobierno nacional sólo una fracción muy baja de los comerciantes podrá honrar cumplida y totalmente su compromiso de pagar la prima correspondiente a mitad de año.